MI COMIENZO HACÍA LA LIBERTAD FINANCIERA

En el primer artículo del blog voy a contaros que fue lo que me ocurrió para darme cuenta que necesitaba un cambio de mentalidad. Y qué hizo que me interesara por la libertad financiera. Todo comienza con un despido inesperado. 

TURNING POINT

“Momento crucial en el que ocurre un cambio decisivo en una situación, especialmente con resultados beneficiosos”

Esta expresión traída de tierras británicas, se utiliza para determinar un momento decisivo en la vida de alguien. Es el punto de inflexión que hace que empiece algo completamente nuevo.

MI VIDA ANTES DE LA EDUCACIÓN FINANCIERA

Hasta ese despido me creía el rey del mambo. Con 28 años a mis espaldas, trabajaba hasta las 14.00 de la tarde, tenía un muy buen sueldo, no tenía ningún tipo de hipoteca ni préstamo que pagar. No tenia hijos ni nada a mi cargo y todas las tardes y fines de semana libres.

El pago que recibía en la oficina por intercambiar mi tiempo por dinero iba destinado en su totalidad a vivir la vida padre. ¡Que son 2 días! Por supuesto no podía faltar la adquisición de una nueva moto, un coche, salir de fiesta todos los fines de semana sin escatimar, con reservados y botellas de belvedere incluidos. A eso habría que sumarle escapadas frecuentes a Tarifa, Conil o Sevilla. Comer en los restaurantes más caros para subir la foto a instagram, etcétera, etcétera. La ecuación que te sale si mezclas juventud, tiempo libre, dinero para gastar y una nula educación financiera.

Aunque el despido vino de la noche a la mañana, era una situación que se podía prever. La empresa para la que trabajaba, digamos que pasaba por una situación un tanto delicada y no era su mejor momento, cada poco tiempo algunos trabajadores eran despedidos y el futuro se veía bastante negro. Tenían que deshacerse de mucho lastre para intentar sobrevivir. Y en una de estas me tocó a mi. Ojalá me hubieran hablado en aquella época del  famoso fondo de seguridad para imprevistos, ni se me pasaba por la cabeza guardar algo por si venían mal dadas. La empresa que me pagaba todos los lujos dejó de hacerlo. Ahí me vi. Sin trabajo y, por supuesto, sin nada de money. Con una licenciatura a la espalda pero sin ninguna base sobre finanzas personales.

No le dí muchas vueltas, no me lo pensé dos veces. Fui a casa de mis padres y les solté un: Papa, mama; “me voy a vivir a Inglaterra”. Una vez que pisas un país nuevo por primera vez con el objetivo de ganarte el pan empiezas a ver múltiples diferencias. En mi caso pasé de trabajar en una oficina a limpiar casas. De la comodidad de mi hogar y mi sofá, a compartir habitación en un “hostel”. Cambié hablar andaluz a no entender absolutamente a nadie. De desayunar un mollete antequerano con aceite y tomate a comer “muffins” o English breakfast. Esa decisión de viajar a la Gran Bretaña y salir de mi zona de confort fue una mezcla del deseo de vivir una nueva experiencia, aprender inglés y querer mejorar como persona.

Libertad Financiera. Calle de Londres
Photo by Burst on Pexels.com

LA BÚSQUEDA DE LA LIBERTAD FINANCIERA

En tierras británicas, donde todavía me encuentro, tuve los primeros contactos con la educación financiera y el concepto de libertad financiera. No quería verme otra vez sin trabajo y sin dinero. Gracias a innumerables días tomando un café latte en una de las franquicias de cafeterías más famosas del mundo (Starbucks), leyendo libros sobre finanzas personales como el famoso Padre rico, Padre pobre de Robert Kiyosaki, bastantes noches leyendo blogs mientras mi compañero roncaba e infinidad de podcast escuchados mientras iba en bicicleta al trabajo o al “gym”, hoy en día puedo decir que soy una persona completamente distinta y no soy el que se gastaba su sueldo en Barcelós con Coca cola y motos de agua.

Y, por supuesto, hubo algunos días muy difíciles, días que quieres dejarlo todo y volver a casa, de echar de menos a tu familia y a tus amigos o muchos días sin ver el sol, pero os aseguro que esta experiencia fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Los comienzos no son fáciles, ni en un nuevo país ni en las inversiones. En mi búsqueda de información me encontré con muchos gurús que te vendían el típico curso de “Como ganar dinero fácil” “Invertir dinero es sencillo” «Consigue la libertad financiera con solo 1 hora al día» o el cada vez más utilizado por el Network Marketing “¿Quieres ser tu propio jefe?”. Aquí te cuento como caí en una Estafa de Network Marketing. Estos gurús van a querer venderte su curso para ganar un 50% mensual, te van a hablar de negocios por internet o de como comprar Bitcoin a través de un sistema supersofisticado y seguro, como el de Arbistar 2.0. Duda de todo e investiga y lee mucho antes de perder tu dinero. 

Recuerda que en las inversiones, como en todo, puedes equivocarte (de hecho al principio vas a equivocarte) pero ya estarás muchos pasos más por delante de aquellos que todavía se preguntan porqué no llegan a final de mes cuando gastan 300€ en el bar todos los meses o tienen la última Playstation 5 pero 50€ en el banco.

Después de mi despido y mi inquietud por educarme financieramente y con el objetivo de alcanzar la libertad financiera, empecé a ahorrar dinero y a invertirlo. Hice mis primeras aportaciones a Bitcoin en COINBASE, compré mis primeros ETFs en Vanguard y adquirí acciones mediante TRADING 212 (únete y tendrás una acción gratis valorada en £100, solo apto si vives en

Para terminar, por favor, para que no te ocurra lo mismo que a mí, ten siempre un fondo de emergencia.

Lee Fondo de emergencia: qué es y como crearlo.

6 comentarios en «MI COMIENZO HACÍA LA LIBERTAD FINANCIERA»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *