Fondo de emergencia: qué es y cómo crearlo

Que es el fondo de emergencia

¿Qué es el fondo de emergencia?

El fondo de emergencia o fondo de seguridad es una cantidad de dinero que tenemos apartada destinada a imprevistos. Ya sea porque se nos ha estropeado la caja de cambios de nuestro coche, tenemos que ponernos un implante de urgencia, se ha averiado la calefacción o hemos perdido nuestro trabajo, cada uno de nosotros hemos experimentado la llegada de un gasto inesperado en algún momento de nuestras vidas.

Una de las principales características de este fondo de seguridad es que deber ser líquido. Esto quiere decir que podamos utilizar el dinero acumulado en él en cuestión de minutos. Este colchón nos aporta la seguridad de que estamos cubiertos ante algún suceso que, de lo contrario, podría poner en jaque nuestra economía familiar.

¿Porqué decidí crear mi propio fondo de emergencia?

Todo tiene su punto de partida, en 2017 y gracias a un despido me vi sin dinero y sin trabajo. Ese fue el momento en que me acerqué a la educación financiera y decidí que necesitaba tener un colchón para imprevistos. Un contratiempo no podía cambiar mi vida de forma tan radical.

Lee Mi punto de inflexion hacia la libertad financiera.

¿Cómo crear tu fondo de emergencia?

Para comenzar tu fondo de imprevistos necesitas mucha disciplina y dedicación. Debes poner en práctica la famosa frase de “págate a ti primero” de libros como “Padre Rico, Padre Pobre” o “El hombre más rico de Babilonia”.

Pagarte a ti primero consiste en apartar parte de tus ganancias para ti como si se tratase de otras de tus facturas. Si eres un empleado por cuenta ajena que recibe su salario el último día de cada mes, cada vez que lo recibas debes guardarte una parte.

Ese ahorro generado irá creciendo poco a poco e irá proporcionando una tranquilidad que antes no tenías.

Es muy importante que esta primera fase la dediques solo y exclusivamente a crear tu colchón de emergencias. Una vez creado el fondo con el que te sientas a gusto, podrás ahorrar para invertir. Puedes utilizar el tiempo que tardes en crear tu colchón para investigar sobre inversiones, pero no las realices hasta haberlo completado al 100%.

¿Dónde guardar el fondo de emergencia?

Hay muchos métodos diferentes donde guardar nuestro querido colchón financiero. Antiguamente nuestros abuelos lo dejaban en los cojines del sofá, ahora los tiempos han cambiado y algunos prefieren dejarlos en cuentas remuneradas que ofrezcan un 1% de rentabilidad como en MyInvestor. Otros sencillamente lo dejan en su cuenta corriente, otros tienen una cuenta específica dentro de su propio banco…

donde guardar fondo de emergencia

Yo utilizo tres métodos distintos:

  1. Una parte en una cuenta remunerada de mi banco.
  2. Otra parte en un neo-banco (Monzo).
  3. Una última parte en dinero efectivo.

También poseo oro físico, criptomonedas, acciones y otro tipo de activos que, aunque están destinados exclusivamente para la inversión, son líquidos y se pueden obtener dinero por ellos rápidamente. Yo no los considero parte del fondo de emergencia ya que este tipo de inversiones son muy volátiles y si tienes que acudir a ellos en un momento donde el retorno de inversión es muy negativo estarías perdiendo una parte importante de tu dinero.

Si quieres recibir $10 gratis al comprar criptomonedas a traves de COINBASE (pincha aquí)

¿De cuanto debe ser mi fondo de emergencia?

El valor del electrodoméstico más caro de tu casa, un año que cubra todos tus gastos, seis meses de gastos, tres meses de ingresos…

Estas son las frases más recurrentes que encontrarás si buscas qué cantidad debe tener tu colchón de emergencia.

La realidad es que cada uno deber guardar en su colchón el dinero necesario como para sentirte cómodo y poder dormir bien por las noches. La situación de cada persona es distinta, por lo que su fondo de seguridad será diferente también.

Alguien con más de 50 años, con poca facilidad de buscar otro empleo si perdiera el suyo, con una hipoteca alta y dos hijos a su cargo, podría necesitar un colchón que cubriera los gastos de un año. En cambio, una persona joven, con facilidad para encontrar empleo si le despidieran y sin ningún tipo de cargo, puede sentirse cómodo con un fondo de emergencias que cubra cuatro meses de su salario.

Para mi situación actual (33 años, sin cargos ni deudas) mi importe ideal es que el fondo cubra seis meses de mis gastos. Más de seis meses considero que mi dinero está perdiendo valor, el coste de oportunidad de tener esa cantidad congelada y que no me estén produciendo beneficios es muy alto.

¿Tengo que reponerlo?

Si una vez completado tu fondo de emergencia tienes que acudir a él por cualquier sorpresa, tu objetivo en los meses posteriores es volver a reponerlo lo antes posible. No te olvides del dicho “las desgracias nunca vienen solas”. Si, al tener completo tu fondo de seguridad, estabas dedicando tu ahorro mensual a la inversión, vuelve a destinarlo a cubrir ese agujero en el colchón que te creó este último evento inesperado.

¿Cuándo Aumentar nuestro colchón?

Bien porque te has mudado a una casa más barata, porque has adoptado a un perro o porque la inflación se ha disparado, cada año nuestros gastos son distintos. Si pagas 200€ menos al mes de renta, tu colchón puede disminuir o si has tenido un bebe debería aumentar ya que tus gastos se dispararán.

Revisa tus gastos una vez al año y amolda tu fondo de imprevistos con respecto a ello.

Conclusiones

  • Un fondo de emergencia es una cantidad líquida que debemos tener apartada para imprevistos
  • Págate a ti primero y ahorra todos los meses para crearlo.
  • Guárdalo en cuentas remuneradas y ten algo en cash.
  • La cantidad de tu fondo debe ser con la que te sientas cómodo (de 6 meses a 1 año de gastos)
  • Si te surge algún imprevisto y tienes que utilizarlo, reponlo tan pronto como puedas.
  • Auméntalo si incrementan tus gastos mensuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *